El último festival del año

· ·

El Wintercase es un festival de música pop atípico. No es el FIB, ni el Primavera Sound. Es un festival itinerante que se celebra en pleno mes de noviembre en salas de conciertos de Barcelona, Bilbao, Madrid y Valencia. De esta forma, se puede disfrutar de un buen puñado de músicos interesantes que, si no fuera con un festival y un patrocinador potente detrás, difícilmente se dejarían caer por estas tierras a estas alturas del año.

No es perfecto, desde luego. Sin ir más lejos, la sala de conciertos elegida para Valencia es una auténtica “patata”. Fea, con una acústica pésima, incómoda, y encima situada a las afueras de la ciudad. Y también es cierto que los conciertos no son precisamente recitales de 3 horas de duración… Pero es lo que hay!

La semana pasada asistimos a la primera jornada del Wintercase… y me dejó un regusto agridulce. Abría Adam Green, enorme solista ex-Moldy Peaches y uno de los músicos con mayor proyección en el panorama independiente norteamericano. El tipo tiene unos aires de crooner de bajo presupuesto que recuerdan a clásicos como Leonard Cohen. Lástima que su concierto sólo durara 25 MINUTOS. Si tenemos en cuenta que llegué más de un cuarto de hora tarde, pues apenas le vi 3 canciones. Una pena. Y una tomadura de pelo.

Después le tocó el turno a The Divine Comedy. El grupo de Neil Hannon desplegó ese pop preciosista y barroco deudor de Scott Walker y Morrissey que le ha ganado tantos fans incondicionales … Y no estuvo nada mal, pero yo soy de la opinión que no era ni el lugar ni el momento para ver un concierto así. Ese tipo de música requiere un teatro con una acústica decente. No, no era el lugar…

Cerraba la noche Graham Coxon, antiguo integrante de Blur, pero como lo cierto es que no me interesaba demasiado, opté por irme a cenar antes de que nos cerraran todos los bares.

Mañana se presenta el día más interesante a priori. Low y Tindersticks prometen una velada de pop delicado e intimista… pero con los inconvenientes ya conocidos del lugar y la duración de los conciertos. Y eso, sumado a circunstancias personales, hacen que me plantee el ir o no. No sé… consultaré con la almohada.

Para la gente a la que los nombres de Low, Tindersticks o The Divine Comedy le suene a chino, he subido unos temas al radio.blog, que lo tenía algo abandonado últimamente…