En tiempos del MP3, pásense al LP3

· ·

Todos los que me conocéis sabéis que soy un geek, un tecnófilo, sin pasta, pero un geek a fin de cuentas. Babeo ante todo cacharrito con más de dos botones en su carcasa y siempre intento estar a la última (ay… quién tuviera un dinerillo para comprar un iPod… ains!)

No soy el único, me consta. Pero esta fiebre tecnológica hace que mucha gente cometa estupideces tremendas.

Veréis, hace unos días acompañé a un amigo a una tienda de discos de segunda mano, y vi cosas increíbles! Resulta que hay un montón de mendrugos que, con la llegada primero del CD y ahora del MP3, se han deshecho de sus vinilos antiguos. No os podéis imaginar la cantidad de maravillas que se podían encontrar a 1, 2 o 3 euros!!! Curtis Mayfield, Marvin Gaye, Al Green, Solomon Burke… todos ellos esperando a que un alma caritativa les dé una segunda oportunidad.

Sé que muchos de vosotros pensaréis “este tío es un freak… si puede conseguir toda esa música gratis (y con mejor calidad de sonido) en soulseek!”. Pero es que el vinilo tiene un encanto especial: el sacar el disco de esas carpetas enormes, limpiarlo con un paño suave, colocarlo en el plato y dejar caer la aguja delicadamente… es toda una liturgia. Y es un placer.

Así que he decidido que, ya que no puedo estar aprovechándome del de mi padre todo el año, antes que el iPod prefiero comprarme un plato. Tal vez, y por la misma regla de tres, los mendrugos que vendieron sus discos también vendieron sus platos. Encontraré alguno de segunda mano baratillo? Hmmmmm… os mantendré puntualmente informados.