FIM 2004

· ·

Desde hace dos o tres años, tengo por costumbre acercarme por estas fechas a la feria de muestras de Valencia, donde se celebra la archiconocida feria del mueble de esta ciudad. La afición no se debe a que quiera redecorar mi casa al mejor estilo IKEA… simplemente me acerco para ver qué es lo que se cuece en la industria y poder ponerme al tanto de las últimas tendencias en diseño del mueble.

El caso es que el año pasado acabé tan cansado y tan decepcionado, que creo que este año no repetiré. No pienso gastar ni un mísero euro en ver como los fabricantes exponen los mismos muebles pintados de otro color! Y es que la originalidad en el sector brilla por su ausencia. Es bastante significativo que las apuestas más arriesgadas y originales se pudiesen ver en los stands de mis compañeros, estudiantes de diseño de diferentes universidades. Entiendo que una empresa que se dedica a la producción de mobiliario clásico presente cosas parecidas año tras año, pero los que dicen producir mobiliario contemporáneo… no tienen excusas.

Más inconvenientes: si vas con cámara de fotos, todo son problemas, malas caras y pegas. Y de recoger el catálogo oficial de la feria, si no falsificas una tarjeta de visita que ponga bien clarito que eres diseñador titulado, olvídate! En todo caso, de haber algún mueble realmento digno de fotografiar, las revistas del sector (tipo Diseño Interior) lo recogerán en sus artículos dentro de un par de meses.

Sólo espero que abran cuanto antes el IKEA de Valencia… los empresarios valencianos se van a dar una gran leche! Se lo merecen: por antiguos y por carcas.