Gmail: el tamaño (a veces) importa

· ·

Hace poco más de un mes tuve la oportunidad de probar el nuevo servicio de correo electrónico de Google, Gmail. 1 Gb de espacio de almacenamiento (lo suficiente para que un usuario medio no tenga que borrar un solo correo en años) ha sido la razón por la que se ha armado tanto revuelo y por la que los rivales de Google han reaccionado aumentado las cuotas de almacenamiento de sus usuarios (100 Mb en Yahoo! y 250 en Hotmail).

Pues bien, después de un mes he de decir que estoy encantado con Gmail. Tanto que he trasladado ahí mis antiguos mensajes y he redireccionado las viejas cuentas de Yahoo! y de la universidad para tener todo el correo centralizado. Pero como dice el dicho popular, lo importante no es el tamaño sino el uso que de él se haga. Me explico: no estoy atribuyendo virtudes sexuales al nuevo inventito de Google! Lo que quiero decir es que lo que más seduce de Gmail no es el giga, sino la interfaz de usuario: mínima, concreta, rápida, intuitiva y muy funcional. Si a eso añadimos la nueva organización de los mensajes por conversaciones (un sistema similar al de los foros), funciones tan útiles como auto-completar o los atajos de teclado, no hay duda de que nos encontramos ante un caballo ganador.

He de reconocer que hasta ahora los webmails me daban bastante tirria. Con Gmail es diferente: adiós al Outlook y al Eudora!

COMO HICE LA MUDANZA A GMAIL Primero moví todos mis viejos mensajes a Gmail. Para ello se puede utilizar la función “bounce” que aparece en muchos clientes de correo como Eudora o Pine (no busquéis en Outlook). Después se trataba de redireccionar mis viejas cuentas de correo, para que todo el correo dirigido ahí vaya a parar de ahora en adelante a Gmail: - En las cuentas de Yahoo! entrar en “Preferencias” y buscar el apartado “Correo POP/Redireccionamiento”, indicando la dirección a la que se quiere desviar el correo. - En las cuentas de Hotmail es necesario un programita que se ejecuta en la barra de tareas, GetMail (http://s89693428.onlinehome.us/blog/archives/000576.html) - Finalmente, para cuentas IMAP hay soluciones como ProcMail (www.procmail.org) que se encargan de hacer el trabajo sucio. En todo caso, estas cuentas siempre dan más problemas y no hay una solución única para todas.

En esta página encontraréis todas las utilidades necesarias para pasar todos vuestros viejos correos a Gmail: http://www.aimlesswords.com/gmail_utilities.php