Mis discos favoritos del 2004

· ·

Dejamos atrás un año y es tiempo de mirar atrás. En las próximas semanas toda la prensa musical dará a conocer sus listas con lo mejor del 2004. Yo no me las voy a dar de entendido (uno no pasa de simple aficionado), así que me limitaré a contaros qué discos me han gustado más este año.

Voy a dejar fuera de mi lista a dos discos que podrían estar perfectamente en ella: el debut de la banda escocesa Franz Ferdinand, porque apuesto a que va a ser elegido como disco del año en las publicaciones más importantes y que dentro de unas semanas estaréis hasta los mismísmos de encontraros a los de Glasgow hasta en la sopa. Y por otro lado, también dejo “fuera de competición” el “Smile” de Brian Wilson, disco imprescindible en la historia de la música pop, llamado en su día (allá por el 68) a ser la respuesta de los Beach Boys al “Sgt Pepper’s” de los Beatles, y que no llegó a ver la luz debido al precario estado de salud mental de su creador, el Sr. Wilson… Esa maravilla de disco ha sido regrabada integramente este año y por fin ha visto la luz, pero no sería muy correcto considerarlo un disco del 2004. En todo caso, es una joya de pop atemporal que recomiendo a todo el mundo.

Todavía no tengo muy claro cuál es mi disco favorito de este 2004, pero “A Ghost Is Born” de Wilco está necesariamente en mi podio particular. La banda de Jeff Tweedy ha grabado su disco más redondo, tocando todos los palos (las influencias en su sonido son de lo más variado), pero sin dejar de ser ellos: Wilco, la mejor banda de rock americano que uno pueda encontrar hoy en día. Es uno de esos discos que van creciendo con cada escucha, descubriéndote nuevos matices, detalles que habías pasado por alto en un principio y que enriquecen el conjunto… En fin, un disco imprescindible para escuchar con atención y paciencia.

Este año también ha sido el del surgimiento (al menos mediáticamente) de una nueva escena folk norteamericana. Nombres como Cocorosie, Iron and Wine y, especialmente, Devendra Banhart han publicado discos que indican que algo nuevo se está cociendo en esa escena. De todos esos trabajos, me quedo con “Rejoicing In The Hands” de Devendra Banhart. Por lo visto, Banhart es un tipo muy especial, criado en comunas hippies y campamentos gitanos… un alma libre inclasificable que vive en su propio mundo, ajeno a influencias externas. “Rejoicing In The Hands”, al igual que “Niño Rojo” (su otro trabajo publicado en el 2004) es un disco de una calidez y una proximidad extrema. Parece que lo hayan grabado en la habitación de al lado dos amigos con un 4 pistas y 3 cervezas. Pero lo mejor es la delicadeza de las composiciones de Banhart, que como he dicho antes, parece vivir en una dimensión paralela, en un mundo idílico. Sencillamente, delicioso.

Más cosas destacadas: el “Chutes Too Narrow” de The Shins. Un disco de pop POP, es decir, canciones simples y pegadizas, de esas que te encuentras tarareando casi sin darte cuenta en el ascensor cuando subes a clase y que te hacen más llevadero y alegre el día. Sin más pretensiones. Además, “Chutes Too Narrow” tiene una portada chiripitifláutica! Si os gusta el pop, os gustarán The Shins. Así de simple.

Y bueno, este año dos grandes “dinosaurios” han vuelto a demostrar que siguen teniendo muchas cosas que decir: Tom Waits con “Real Gone” (su primer disco sin piano!) y Nick Cave & The Bad Seeds con “Abbatoir Blues/The Lyre of Orpheus” (otra vuelta de tuerca a ese rock sinietro tan suyo). Por desgracia, no puedo decir lo mismo del “Around The Sun” de REM, una gran castaña de disco que me hace reafirmarme en mi opinión: debieron dejarlo hace años, cuando Bill Berry se cansó y se retiró a cuidar vacas en un algún rancho apartado de Athens.

Qué más… discos españoles? Lo cierto es que he escuchado bien poquito. Y no es un reproche que me haga a mí mismo. Los artistas españoles que me interesan se pueden contar con los dedos de… dos manos, siendo generosos. Entre lo que he escuchado, lo que más me ha llamado la atención es “Taxi” de Antònia Font, un grupo mallorquín que se ha sacado de la manga un disco de rock mediterraneo muy apreciable. Definitivamente, no tienen nada que ver con ese mediocre rock catalán que ha estado viviendo de las subvenciones de la Generalitat durante los últimos años… Antònia Font más bien recuerdan a Pau Riba o a Sisa y su pop galáctico. En “Taxi” utilizan un fino sentido del humor y la ironía para denunciar la situación que ha provocado el turismo desbordado y la especulación urbanística en Mallorca. Delirante, pachanguero, corrosivo… es un álbum que te deja un regusto agridulce. Un grupo a seguir en el futuro.

De todas formas, creo que dentro de unos años recordaré este 2004 por la cantidad de conciertos ENORMES de los que disfruté. Entre ellos, dos inolvidables: Brian Wilson en el Festival de Benicàssim (nostalgia de un pasado surfero que nunca viví? no, simplemente la emoción de poder disfrutar en directo del mejor compositor de pop de la historia) y The Magnetic Fields en Valencia (4 años esperando a mi grupo favorito de los últimos 10 años).

Y así es como viví este año (musicalmente hablando). Seguro que me dejo cosas interesantes, y seguro que si escribiera este post de nuevo la semana que viene, recomendaría algún otro disco… pero esto sólo es una lista personal y (muy) subjetiva. Podéis formaros vuestra propia opinión escuchando alguna de las canciones del radioblog. Espero no haber resultado demasiado pedante ;) Por cierto, que me interesa vuestra opinión: cuáles fueron vuestros discos favoritos en el 2004?