Vuelve la filmo d'estiu

· ·

Por alguna razón (posiblemente motivada por oscuros intereses turísticos), pasar el verano en la ciudad está mal visto. Cuando el calor aprieta, una regla no escrita dice que los españolitos de a pie debemos emigrar a la costa para tostarnos en sus playas o, en todo caso, huir a la montaña para oxigenarnos y regenerar así nuestros maltrechos cuerpecillos de urbanitas. Pero lo de quedarse en la ciudad es de pringaos y pobretones. Con la cantidad de ventajas que tiene la ciudad en verano! Poder moverse de un lado a otro sin sufrir atascos, olvidarse de las colas en cines y museos, pasear tranquilamente por el parque… Y si vives en Valencia, tienes una razón más para no sentirte desafortunado por pasar el verano allí: la filmo d’estiu.

Durante todo el mes de agosto y hasta el 10 de septiembre, la Filmoteca de Valencia abre una terraza de cine al aire libre en los jardines del Palau. Allí se puede disfrutar de buen cine en versión original en un ambiente peculiar: la familia que viene con los bocatas preparados de casa, el nene con el helado derretido y la camisa manchada, la típica parejita dándose el lote… en fin, una estampa bastante entrañable. Los precios son populares y hay una barra en la que se sirven helados, refrescos y cafés.

Ah sí! Las pelis de este año… Pues la programación consta de tres ciclos: El Cine que viene de Oriente, Más allá del clasicismo: Hollywood años 50, y Cine de Hoy, y destacan títulos como 2046 (Wong Kar-wai, 2004), Con la muerte en los talones (Alfred Hitchcock, 1959), ¡Olvídate de mí! (Michel Gondry, 2004) o Zatoichi (Takeshi Kitano, 2003).