Ya está aquí!

· ·

Por fin. Mañana me voy a Benicàssim!

La verdad es que mi costumbre casi anual de acudir al FIB se estaba volviendo rutinaria… poco quedaba de aquella excitación con la que vivía las ediciones de los 90. Supongo que será el hecho de haber ido ya a muchos conciertos, el tener desmitificados a muchos artistas antes admirados, o simplemente, la pérdida de aquella inocencia.

Pero este año es diferente. He vuelto a contar, como antaño, los días que quedaban para desplazarme a Castellón. Y he vuelto a mirar con ilusión el cartel.

Este año espero encontrarme con mucha gente. Porque en el FIB, aunque hayan 40.000 almas apretujadas en el recinto, siempre te llevas sorpresas (gratas o no). Y también espero llevarme un buen saco de recuerdos imborrables a casa…

Sí, este año será especial… y creo que sólo echaré de menos a una persona.

Prometo volver el lunes para contarlo todo con pelos y señales.