Caricaturas polémicas

·

A estas alturas ya estaréis todos al corriente del conflicto diplomático desatado por la publicación de unas caricaturas de Mahoma en un periódico danés. Pues bien, esta tarde se me ha ocurrido hacer un repaso rápido a la prensa de varios países y me ha llamado bastante la atención la forma en que los diferentes medios han tratado la polémica: algunos han optado por reproducir las viñetas en defensa de una libertad de prensa que creen por encima de cualquier otra consideración (aquí podemos encontrar a la BBC, Le Monde o El Mundo, entre otros), otros opinan que esa libertad de prensa debe ser ejercida de manera responsable, abogando por la autocensura (postura defendida por The Independent o Le Figaro) y otros, sencillamente, optan por un mutismo poco compremetedor (The New York Times o, sir ir más lejos, -El País, que ni siquiera ha publicado un editorial al respecto).-

Pero lo que me ha motivado a escribir este post ha sido el fantástico reportaje gráfico que se ha publicado hoy en elmundo.es. En Artísticamente incorrecto se les da voz a los verdaderos protagonistas de este asunto: los ilustradores. Y sus reflexiones resultan mucho más interesantes que las de todos esos columnistas y tertulianos expertos-en-todo que pretenden sentar cátedra a toda hora.

Hmmm… y ahora que caigo, este asunto me obliga a rescatar este post que publiqué hace unos meses. Y es que los fundamentalistas islámicos no son los únicos que se ofenden ante representaciones poco ortodoxas de sus divinidades.

El futurista Joe Colombo

·

Colombo era más futurista que idealista. No soñaba, simplemente se adelantaba. Todo lo que diseñaba era posible. Estaba pensado al detalle, facilitaba la vida. Sólo que, tan temprano, se hacía extraño.

Interesante el artículo que escribe Anatxu Zabalbeascoa en El País Semanal sobre el diseñador italiano Joe Colombo. Vía Blogpocket

La València lletja (la Valencia fea)

·

El escritor y periodista Adolf Beltrán acaba de publicar bajo el título de La València lletja/La Valencia fea (Àmbit, Barcelona 2005) un fotolibro que denuncia todas las atrocidades arquitectónicas y urbanísticas que sufre en silencio la ciudad del Turia. Y digo en silencio porque hay una especie de autocomplacencia entre los valencianos que no deja de sorprenderme. Podemos destrozar el barrio del Cabanyal, arrasar los pocos reductos de huerta que sobreviven al canibalismo urbanístico o gastarnos 300 millones de euros en un palacio de la ópera monstruoso… todo es maravilloso: Valencia va bien.

Beltrán mete el dedo en la llaga y nos muestra más de doscientos ejemplos de esculturas desconcertantes, mobiliario urbano irritante y arquitectura mediocre. Pero lo hace sin acritud, con un sentido del humor y la ironía que llega a sorprender, y con un cariño a la ciudad que resulta siempre evidente.

Y continuando con el tema, me ha parecido muy interesante el artículo que Joan Dolç dedica al mismo en exvalencians.com. Dolç extrapola la fealdad urbanística de Valencia a su situación social y política y llega a la conclusión de que si el País Valenciano es “feo” es porque los valencianos somos “feos”. En un principio puede parecer exagerado, pero pensándolo bien va a tener razón: un país que ha parido a personajes como Zaplana, Rita o Fabra tiene que ser feo de cojones!

Vaio Pocket vs iPod Nano

·

Este blog no es Xataka ni pretende serlo, pero lo cierto es que en este último mes he tenido un par de reproductores de MP3 competentes en mis manos y me ha dado por hacer una pequeña comparativa con los pros y contras de cada uno. Los aparatitos en cuestión: el Sony Vaio Pocket y el Apple iPod Nano.

La historia comienza a principios de diciembre cuando hice una visita de lo más inocente a un conocido centro comercial francés (cuatro letras: empieza por f y termina con nac). Es un lugar muy peligroso, sobre todo si entras con dinero: esa gente lo tiene todo pensado para seducirte y obligarte a consumir! Aunque he de reconocer que yo soy un tipo fácilmente seducible… Bueno, que me desvío del tema: allí tenían una última unidad a la venta del Sony Vaio Pocket. Es un reproductor con disco duro de 20 Gb que ya está descatalogado, y lo que tenían allí era una unidad de exposición que tenían rebajada de 390 a 160 euros. En un primer momento, no me abalancé sobre él porque el aparato tenía un gran inconveniente: sólo reproducía ATRAC3, un formato de compresión de audio propietario de Sony. La cosa puede no parecer demasiado importante si sólo se tienen almacenadas en el ordenador un puñado de canciones, pero si lo que tienes son 80 Gb de MP3 que tendrías que convertir forzosamente a ATRAC3, la cosa cambia. Después de una pequeña consulta telefónica a un amigo, me entero de que el firmware del Vaio Pocket es actualizable y que con la última versión reproduce MP3 directamente, así que no me lo pienso más y tiro de Visa Plátano para quedarme con el cacharro, convencido de que me llevaba a casa un auténtico chollo.

Lo que no se esperaba el pobre Vaio Pocket es que me iban a regalar un flamante iPod Nano a los pocos días… tuve suerte de que no hubiesen pasado todavía 15 días, así que lo pude devolver al centro comercial sin dar más explicaciones. Eso sí, antes pude probarlo a fondo y extraer mis propias conclusiones.

Puntos a favor del Vaio Pocket: muchos e importantes. Un acabado impecable (plásticos de calidad y metal cromado), una calidad de sonido impresionante, un disco duro de 20 Gb que cunde como uno de 30 (el secreto está en el ATRAC3, que al final resultó ser un formato de audio muy versátil y con un ratio de compresión espectacular), un manejo bastante intuitivo (el touchpad del Vaio Pocket no está a la altura de la ruedecita de Apple, pero es cómodo y práctico), una pantalla a color enorme… Tal vez sea un aparato un poco pesado y aparatoso, pero siempre dentro de límites razonables, y por lo demás tiene un diseño industrial intachable.

Puntos en contra del Vaio Pocket: sólo uno, pero suficiente para ahuyentar a cualquier posible comprador. Parece ser que en Sony no se han dado cuenta todavía de que un reproductor de MP3 no es sólo un walkman que funciona sin cinta: es un periférico informático que tiene que sincronizarse a la perfección con un PC o con un MAC. El software de Sony es un auténtico desastre. Para empezar, es Windows-Only. Olvídense de conectar el Vaio Pocket a un ordenador con Linux o Mac OSX, porque se van a quedar con las ganas. Pero es que utilizar el software que trae para Windows es una tortura! Sonic Stage (que así se llama el engendro) se cuelga, de media, cada 5 minutos, y es incapaz de transferir más de dos albums completos al Vaio Pocket sin dar problemas. Además, tiene detalles graciosos como el de consumir unos 200 Mb de RAM, con lo que si tienes un ordenador modesto puedes ir despidiéndote de utilizar con cierta soltura el programita de marras. En resumen, desesperante. Los usuarios de la última hornada de MiniDisc saben de lo que les estoy hablando, y lo peor es que Sony no rectifica: sus últimos modelos siguen utilizando este software, y tienen en fase beta uno nuevo que se llama Sony Connect (a primera vista, un clon cutre de iTunes) y que, por lo visto, supera en inestabilidad al Sonic Stage.

Me parece increíble que una empresa como Sony arruine un buen producto por un detalle así. Tan difícil es crear un software competente? Ni siquiera necesitaban un reproductor completo: con un plugin para que el Vaio Pocket funcionase con el Media Player, el MusicMatch o cualquier otro reproductor, habría sido suficiente.

Con el iPod Nano todo fue mucho más sencillo: es un aparato que roza la perfección. Pequeño, cómodo, manejable… y lo cierto es que 4 Gb son más que suficientes para cualquier persona. Únicos detalles en contra: la ya conocida fragilidad de la carcasa (imprescindible conseguir una buena funda de silicona nada más comprar el Nano) y la calidad de los auriculares, que no son nada del otro jueves (tendré que pedirle al Ratoncito Pérez que me traiga unos Sennheiser para mi cumpleaños).

En resumen, si estábais pensando pedir a los Reyes un reproductor de MP3, no perdáis el tiempo y encargad un iPod. A la larga, lo agradeceréis.

Conexión material

·

Un buen recurso para arquitectos, ingenieros, diseñadores e interioristas: Material ConneXion. Se trata de una organización que ofrece información sobre nuevos materiales a través de catálogos online, libros, cajas de muestras, etc., además de prestar servicios de consultoría técnica.

Lo que hace diferente a Material ConneXion y sus cajas de muestras es que te enseñan el material tal cual, dándote la posibilidad de hacerte una idea precisa de sus posibilidades reales (el tacto, la calidez… todas esos factores que normalmente no se aprecian en una simple fotografía). Cada material viene acompañado de una completa ficha técnica con información sobres sus posibles aplicaciones y un contacto comercial. No deja de ser información técnica, pero está tratada de forma creativa y puede ser una buena fuente de ideas e inspiración.

Otro fin de año...

·

…y no, esta vez no pienso ponerme melancólico. La verdad es que, en lo personal, un montón de acontecimientos se han precipitado en las últimas dos semanas, razón por la que tengo tan abandonado el blog. No es que quiera poner excusas, pero lo cierto es que no tener internet en mi nuevo piso es un problema bastante serio a la hora de actualizar micrographic. De todas formas, no tengo intención de abandonarlo: trataré de escribir algo al menos una vez a la semana desde los ordenadores de la universidad. Eso sí, mis amigos bloggers tendrán que disculparme porque no podré leerles tan a menudo como hasta ahora, pero trataremos de seguir la pista a todo el mundo con ayuda del Bloglines.

Pequeñas puertas que se cierran, pequeñas puertas que se abren… poco queda de las ilusiones y esperanzas de hace sólo un año, pero afortunadamente siempre surgen nuevos retos y motivaciones. Hace unas semanas, Eduardo Punset decía en una entrevista que la verdadera felicidad reside en la búsqueda de la misma, más que en su consecución. Supongo que tiene razón, así que os deseo a todos que vuestra búsqueda se prolongue durante, como mínimo, todo el 2006. Feliz año nuevo :-)

Problemas con Bloglines

·

Hace unos días envié un mail al servicio técnico de Bloglines preguntándoles si era posible que unificaran los tres feeds de micrographic. Hasta el momento, este blog tenía 23 suscriptores al feed “oficial” de Feedburner y 57 suscriptores que utilizaban los feeds antiguos de Wordpress (que seguían funcionando gracias a una redirección en .htaccess). No era nada importante, sólo quería tener a todos los suscriptores en la misma cuenta porque tengo un módulo de estadísticas para Mint que controla los suscriptores que tengo en Feedburner, y no contabilizaba siempre a los suscriptores de los feeds antiguos.

El caso es que este mediodía me he encontrado con que los feeds antiguos han sido borrados de Bloglines, pero sus suscriptores no aparecen suscritos al feed de Feedburner. En resumen, -es muy probable que esta gente haya dejado de recibir las actualizaciones de este blog-, así que quería dejar un aviso para que los interesados sepan que el feed válido de micrographic es este:

http://feeds.feedburner.com/Micrographic (podéis hacer clic aquí para suscribiros a este feed en Bloglines)

Perdonad las molestias.

ACTUALIZACIÓN: acabo de recibir un mail de Bloglines en el que me explican que han unificado las tres cuentas y que todos los suscriptores han pasado al feed de Feedburner, pero que pueden pasar algunos días hasta que el feed muestre el número correcto de suscriptores. En cualquier caso, me aseguran que no se ha perdido ningún suscriptor por el camino, así que… asunto resuelto :)

James Apollo

·

Normalmente, el que escribe estas líneas deja caer de vez en cuando qué es lo que está sonando en su reproductor de música. No soy crítico musical, ni un gran entendido… simplemente, me gusta compartir con los demás mis pequeños descubrimientos. Una forma como otra cualquiera de acercarse a la música…

Sin embargo, esta vez ha sido la música la que se ha acercado a mí. Me explico: hace unos días recibí un mail de un músico de Arkansas, James Apollo, invitándome a pasar por su web y a escuchar las canciones de su último disco, Good Grief (Aquarium Records, 2005). Pues la sorpresa ha sido monumental: es un gran disco!

Supongo que la música de James se inscribe dentro de eso que se ha dado en llamar americana: rock sureño con toques de folk y blues, que hace que uno se imagine recorriendo en coche la América más profunda, en una de esas carreteras interminables, con la única compañía de plantas rodadoras y cactus (y acaso, un motel barato en la lejanía). Un trabajo de lo más sugerente que evoca a grandes como Mark Eitzel, Paul Westerberg o Tom Waits. James me lo recomendó amablemente, y yo os lo recomiendo a vosotros. Esta vez es algo más que un pequeño descubrimiento.

ACTUALIZACIÓN: este hombre es un perfecto desconocido por estos lares, así que es complicado encontrar información acerca de él en castellano. The Belle Music y Super 45 son la excepción: hablan de Good Grief en términos elogiosos. No es para menos.

Nieves Books

·

Mi pequeño descubrimiento de la semana: Nieves, una editorial independiente suiza que publica fanzines y libros de arte en tiradas limitadísimas.

De entre todos los libros que tienen publicados me han llamado la atención un libro de fotografía de Kim Sonic Youth Gordon y otro de ilustraciones de Yukari Miyagi. Pero donde se encuentran cosas realmente interesantes es en la sección de fanzines: Marcus Oakley, Dimitri Broguard, Nathan Gray y un montón de ilustradores sin desperdicio dan color a estas pequeñas publicaciones.

El metro de Castellón

·

El jueves pasado me topé con un panfletillo curioso en un conocido bar de copas de Castellón. Se trataba de una hoja promocional de locales de ocio de la ciudad que los situaba en el mapa de un imaginario metro de Castellón. Y el caso es que la cosa puede tener su gracia si tenemos en cuenta que se rebautizan las calles con nombres tan rimbombantes como Judge Borrull Square o Bou Brothers Avenue, pero si pensamos en los sufridos usuarios del transporte (publico? JA!) de esta bendita ciudad, la cosa cambia…

  • La red de autobuses municipal está gestionada por varias empresas privadas que explotan por separado las líneas, con consecuencias tan graciosas como que estas líneas no estén enlazadas entre sí o que cada compañía utilice sus propias paradas. El servicio es lento, imprevisible y, en resumen, un auténtico desastre. Un cero para las autoridades locales que prefirieron repartir el negocio entre amiguetes antes que montar una EMT como dios manda.
  • La inversión de ferrocarrils de la generalitat (empresa pública responsable del metro de Valencia y el tranvía de Alicante) en Castellón es de cero patatero. Es como si aquí la gente no pagase impuestos y no tuviese derecho a unas infraestructuras dignas. De juzgado de guardia.
  • El uso del vehículo propio es la única alternativa que le queda a mucha gente, pero no deja de ser una tortura. Prueben a entrar a la ciudad cualquier día entre semana a las siete de la tarde: se van a divertir.

En consecuencia, queridos habitantes de Castellón de la Plana, emulemos a los vecinos de Springfield en aquel memorable episodio de los Simpson y demandemos la solución a todos nuestros problemas gritando todos al unísono: MONORRAIL! MONORRAIL! MONORRAIL!